Calle de Hong Kong

Cuando mencionamos China, lo primero que se nos viene a la mente es un lugar lejano, distante y obviamente, muchos chinos…
Un país con más de 1300 millones de habitantes no es menor, siendo a mi juicio la mayor potencia mundial de nuestra era. A pesar de todos los cambios que ha sufrido en su historia, desde las antiguas dinastías hasta llegar a ser colonia y la posterior revolución comunista, China conserva una identidad cultural única y propia muy fuerte.

Dentro de algunas semanas voy de viaje a Hong Kong, una de las ciudades administrativas especiales de China, donde el “capitalismo salvaje” tiene a su hermano “comunista” bastante cerca, lo que es llamativo y bastante taoísta. En donde conviven las huellas inglesas, con el legado histórico chino.
Hong Kong es una de las ciudades comerciales más importantes del mundo y con uno de los puertos más destacados de toda la región y motor del mercado Asía Pacífico.

Me llamó la atención Hong Kong y su cultura, desde el comportamiento social hasta las pequeñas costumbres. Otra cosa que no deja de causarme curiosidad, es la cantidad de alimentos que se venden y la diversidad existente en su menú gastronómico, desde la típica comida china en base a verduras, hasta snacks en base a insectos, animales del mar poco conocidos, etc. Un panorama algo bizarro para los que están acostumbrados a lo clásico.

En próximas publicaciones les seguiré contando de mi próximo viaje, el cual comenzaré a partir del 31 enero del 2014.

Gracias por leer!

Anuncios