Voy a hacer una pausa, frente a las numerosas cosas que tengo que comentar de mi viaje a China, para introducir en un tema que me ha llamado totalmente la atención. Pese a que conocía el significado a nivel básico de Tao y el Yin-Yang, nunca fui más allá, ni averigüé nada al respecto. Viajando, he cambiado un poco la percepción que tengo frente a esta filosofía…

El Tao es conocido como “el camino” o “la vía”, es decir, lo que es.  Vendría siendo el orden natural de la existencia y el flujo constante de energía, permitiendo el universo en orden y equilibrio, también permitiendo la impermanencia y los ciclos vitales de todas las cosas.

Estas dos energías contrapuestas, identificadas como yin y yang tienen algunas características individuales que las hacen parte de un todo:

200px-Yin_yang.svg

– El yin: aspecto femenino del equilibrio, representa la oscuridad, la pasividad, la Luna y la noche.

– El yang: aspecto masculino del equilibrio, representa la luz, la actividad, el Sol y el día.

Se puede decir que son interdependientes, siempre opuestos, se consumen mutuamente, dentro de cada uno hay numerosos ying-yang para sostener el equilibrio hacia arriba, como en un espiral infinito. El tao está sobre esos dos aspectos y les da balance.  Vendría a ser la dualidad de las cosas, y listo para surgir desde cualquier fenómeno.

Si se pudieran resumir todas estas palabras en sólo una, sería la palabra sería equilibrio, pero ya conocen el yin y el yang del Tao y cómo funciona, más allá del concepto burdo.

Hasta pronto,

Anuncios