Un tema que me ha causado interés es la del concepto de felicidad. En la mayoría de las filosofías orientales a este concepto no se le da mayor importancia que a la plenitud o la tranquilidad. Ser feliz no está por sobre estar tranquilo, ya que la felicidad se concibe como una forma de destello y sensación fugaz de bienestar o dicha.

El concepto más occidental nos habla de un concepto con tintes más duraderos o de mediano a largo plazo, muchas veces inalcanzable, otras un sueño muy difícil de lograr y bajo una cuota importante de sacrificio-esfuerzo. Es por eso que luego de leer un poco y cruzar mi experiencia sobre esas opiniones puedo opinar que eso que llaman felicidad en numerosas ocasiones tiene que ver con el lente con el que miramos el mundo y por otro, con los elementos que contamos para sentirnos realizados.

Algunos puntos importantes sobre la felicidad y caminos para trabajarla son:

1. El amor está primero, las personas que saben manejar mejor sus relaciones personales y laborales, son las que más facilidades tienen para sentirse cómodos y felices. Nuestras interacciones y la dependencia que tenemos con todos son un punto importante en la vida.

2. Una cuota de testarudez e insistencia sobre las cosas que se quieren, marca otro punto para la felicidad, el estar motivados por algo siempre será razón para estar felices, la persistencia es clave.

3. Positivismo y aversión a la negatividad: rodearse de gente que es positiva e insistir sobre que las cosas irán mejor, marcan la diferencia a la hora del cómo nos sentimos. Hay que eliminar a la gente negativa de sus vidas de raíz (sí, así de drástico).

Anuncios