Descubre cómo accedí a los mejores lugares de Madrid sin hacer filas.

También te puede interesar:

Ya le hemos dado el vamos al viaje por Europa y la primera ciudad en el recorrido es Madrid de España.

Día 1: 7 junio de 2015

Resulta una ciudad mucho más amigable de lo que pensaba. En el aeropuerto Adolfo Suárez nos realizaron un escueto control policial pero sí nos preguntaron la duración del viaje, vieron el pasaje de vuelta y también nos consultaron si teníamos un itinerario. Las terminales de este aeropuerto están muy bien conectadas y su extensión es gigante.

Desde la terminal T4 la conexión con Metro es muy sencilla y aprender a usar el sistema de tickets fue el primer reto. El costo de uno de estos tickets a el metro Noviciado de la línea 2 es de casi 5 euros por persona.

Al llegar un día domingo a las 10:00 am la ciudad estaba en un puerto casi muerto, con algunas personas rondando por la calle San Bernardo y algunos kioskos atendiendo. Luego a esperar que el hostal abriera nos dieron casi 3 horas de espera, por lo que el sueño, cansancio y fatiga hicieron su tarea enviándonos a dormir por casi 6 horas.

Con energías recargadas fuimos a conocer La Gran Vía donde la cantidad de cervecerías en la ciudad junto con la variedad cosmopolita de la gente resulta en una mezcla esperada para un viajero, lo que se siente en cada paso de sus calles a diferente nivel del mar. El pulso Madrid en junio transmite esperanza y anhelo por seguir siendo una de las principales ciudades de todo el mundo.

Metro de Madrid . Línea 8

La Gran Vía, Madrid

Mural en plena Gran Via

Día 2: 8 de junio de 2015

Siguiendo con la cosmopolita Madrid fuimos a recorrer la ciudad desde muy temprano. Es así como vimos parte de su arquitectura y jardines a través de sus empinadas calles.

El Palacio Real, la Plaza Mayor, Retiro, Puente del Sol son alguna de las atracciones típicas que hay que conocer para ponerse a tono con esta ciudad. Alguno de estos lugares, rodeados de historia y sangre.

En las calles he visto a mucha gente pidiendo dinero de forma silenciosa. La enfermedad de la crisis o el desempleo los tocó de una forma más brusca y es a ellos a quienes les deseo que pronto se levanten y recuperen, dado que España no es un país fácil de vivir.

Día 3: 9 de junio de 2015

A cerca de 1 hora de Madrid, se encuentra Toledo, una ciudad medieval que contrasta con parte de la modernidad madrileña.

Al llegar a esta calurosa ciudad no parábamos de tomar líquido, ya que era imposible subir a los planos superiores sin hidratarse apropiadamente, creemos que hacían más de 35°.

Ya entrando a la ciudad fuimos subiendo desde el terminal de buses a una feria de comerciantes existente cerca de unas cervecerías y oficinas de turismo, donde la especialidad de la casa era el vestuario y donde comerciantes arabes tenían el predominio del mercado.

La diversidad de españoles cristianos y musulmanes en esta ciudad conviven de forma muy estrecha y en armonía, esto se refleja en sus calles y su gente. Inmersos en el lugar y recorriendo antiguos fuertes, no hacen más que maravillarnos con su impresionante arquitectura.

Cervantes y El Quijote protegen esta ciudad, siendo verdaderos embajadores de su cultura y las artes. Recomendamos recorrer sus estrechas calles y mirar sus barrios.

Día 4: 10 de junio de 2015

De vuelta a Madrid, nos dedicamos a recorrer muchas más calles hasta ahora que no habíamos explorado, llegando a la Plaza de España y posteriormente caminando hasta el Templo de Dabod, el cual fue un regalo de Egipto a España en 1968 de forma de retribución por la ayuda tras el llamamiento internacional de la Unesco para salvar los templos de Nubia. Entrar a el templo es toda una experiencia, pero no apta para claustrofóbicos.

Seguimos caminando por Madrid y de regreso cerca de Opera, llegamos a la Catedral Almudena, donde nos pilló una tormenta que nos dejo empapados, la cual se iría secando a medida que seguíamos caminando por otros rincones de la ciudad. La Catedral me inspiró asombro aunque con cierta desconfianza por el origen de semejante majestuosidad. Personalmente rindo tributo a los hombres que erigieron dicha maravilla piedra a piedra y que fue posteriormente bautizada con chorros de fe y divinidad.

Templo de Debod

Callao, Madrid

Este primer capítulo en este viaje nos llenó de energía y nos motivo a seguir buscando nuevos rumbos. En las próximas publicaciones hablaremos de Lisboa y el sur de España.

Erick.

Anuncios