Al llegar al terminal de buses de Amsterdam P+R Zeeburg I en Países Bajos, pudimos darnos cuenta que sólo aceptaban tarjetas de crédito para comprar los tickets del tranvía al centro de la ciudad. Si bien no es algo que fuera un impedimento, sí nos llamó la atención.

Amsterdam, Netherlands

Una vez instalados en un Hostel-Boat (Amicitia) salimos a conocer la estación central de la ciudad, el distrito rojo, RembrandtPlein y la plaza Leidseplein, destinos famosos para todos los novatos en la ciudad y quienes buscan ubicarse.

Amicitia Hostel Boat, Amsterdam, Países Bajos

Era primera vez que nos quedábamos a dormir dentro de un barco y fue una experiencia para medir la claustrofobia y la tolerancia a los espacios reducidos.

Poco después seguimos conociendo más Amsterdam, que perfectamente se puede recorrer a pie de punta a punta. Mencionar que el transporte es carísimo y supera los 2,3 Euros el pasaje de Ida. Este día fue de parques y museos, conociendo el Rijksmuseum, Van Gogh Museum, El Flower Market o Bio Market (donde se pueden encontrar hasta  las más raras semillas).

Amsterdam, Países Bajos

La libertad de Amsterdam en cuanto a qué puede hacer cada persona o no, es algo sorprendente en comparación al resto del mundo. La mayoría de la población se mueve en bicicleta (sobre un 70%), está legalizada la marihuana en todos sus tipos de consumos y formas, la prostitución es legal y existe hasta un barrio exclusivo para los que buscan este tipo de turismo.

Pasar por esta ciudad es un destino obligado a todos los que viajen por Europa ya que merece la pena por su belleza, su gente y lo relajado que es el vivir. Sin embargo, el problema es el alto costo que significa moverse dentro de la ciudad y alojarse, teniendo precios más altos que las ciudades de Europa del sur o en el este.

Anuncios