Pasamos más de 5 días en Puerto Varas, una ciudad tranquila del sur de Chile que ofrece muchas cosas que hacer y ver. A orillas del lago Llanquihue la ciudad permite observar paisajes con el Volcán Osorno de fondo y salidas a distintos tesoros de la naturaleza, que aún se conservan con poca intervención humana.

Su costanera, plaza principal y lugares para detenerse a tomar un café se convierten en infaltables para la gran cantidad de mochileros que cruzan sus calles, ya sea como punto de paso antes de llegar a la Carretera Austral o como parte de su regreso a la capital Santiago o inclusive seguir hacia el norte buscando otros climas y zonas andinas.

Durante nuestros dìas por acá, tuvimos la oportunidad de conocer Frutillar para ver el volcán Osorno desde otro ángulo y asombrarnos por su arquitectura de origen alemán, muy propio de los antiguos colonos que dieron forma y vida a la ciudad. No se pueden perder sus Kuchen propios del lugar.

Cabe mencionar que deben estar preparados para lluvias durante cualquier época del año y listos para disfrutar del espectáculo de nubes alrededor del lago.

Otros lugares que están cerca del lago Llanquihue y Puerto Varas son la base del Volcán Osorno, Saltos de Petrohué, Ensenada, Lago Todos Los Santos, donde los colores de la naturaleza se vuelven protagonistas absolutos y hacen valorar la oportunidad de poder presenciar la vida por esta zona.

Nos vamos con bonitos recuerdos y con muchas ganas de regresar.

Anuncios